sábado, 15 de octubre de 2016

Betaesperando... por 6 vez




Después de mi última entrada, en la que os hablaba de las fiestas de mi pueblo os debo un resumen de todo este tratamiento.

Me prometí al volver de África que este tratamiento lo iba a tomar con muchísima mas calma, si ya se que es muy complicado, pero mas o menos lo he conseguido.

Al llegar a Málaga en mi tercer día del ciclo, el doctor me decía que estaba todo genial como siempre y que esta tenía que ser la buena, como si en todas las demás estuviera desmotivada, y empezamos con todos los pinchazos otra vez, es lo que mas pereza me da de todo, tener la barriga como un colador 20 días o así.

Y empezamos la rutina, procrin por la mañana y puregon 225 por la tarde, tras varias citas el médico estaba contento, todo crecía como debía, aunque el ovario izquierdo se escondió en alguna visita, al final se dejó ver y parecía que íbamos con 15 mas o menos.

El día de la punción, un viernes, nos dice el médico que estemos en el hospital a las 7 de la mañana, tardamos dos horas desde casa en llegar, así que madrugón y para Málaga. Nos dice que entremos por urgencias y al llegar nos dicen que hasta las 8 no abren la recepción que no entienden porque nos hacen venir tan pronto y que hay otra pareja que esta igual que nosotros en la sala de espera. Así que allí estamos una hora esperando y hablando con ellos, su primera punción y ya aprovechan para preguntarme algunas cosas.

Por fin dan las 8 y abren recepción, nos registramos y nos suben a la habitación, el doctor nos espera en quirófano así que a las 8,30 estoy en la camilla, muy animada pero también muy hinchada, deseando que los saquen ya.

Al volver a la habitación, un poco dolorida y con un hambre que me comía una vaca, duermo un poco. A las 11 nos llama la bióloga, han sacado 17!!! que barbaridad, así estaba de hinchada!!!, le dio a Ana, la bióloga, que me los cuide bien que esta tiene que ser la buena.
También me dice algo que no teníamos previsto, que el doctor ha decidido que los llevemos a blasto, pero que al dia siguiente me llama para decirme cuantos han fecundado, nos quedamos un poco sorprendidos, pues íbamos decididos a poner 3 embriones a +3 y ahora nos quedamos un poco descolocados. Nos dan el alta y volvemos a casa.

Al día siguiente Ana nos vuelve a llamar y me dice que tenemos 11 campeones que siguen adelante y me comenta que lo mejor es llevarlos todos a blasto, tendremos muchas mas opciones de que sean de calidad y que no me preocupe que tengo muchos, que el lunes me llama para decirme como van y darme la cita para el miércoles que será la transferencia.


Resultado de imagen de fiv-icsi


El lunes me llama y me dice que los 11 siguen con nosotros!!! que alegría nos da, que siguen los planes de llevarlos a blastos y el miércoles a las 3 nos hacen la transfer. Que nervios. Ese día empezamos con el prolutex, 7 inycciones 62€, no es mucho comparado con lo que cuestan los medicamentos, nosotros lo bueno es que lo llevamos practicaente todo subvencionado por mutua.

El miércoles al llegar Ana nos mete en una sala y nos cuenta como ha ido todo. Al final solo 6 han llegado a blastos, son todos A y me transfieren dos y congelan 4, puede sonar poco pero en la anterior FIV solo nos congelaron 2 a +3.

Así que con emociones encontradas, el doctor nos pasa a la consulta y me transfiere los dos, Ana me dice riendo que no la deje mal que son preciosos los blastos y yo le digo que tranquila, que estos se quedan en casa. Al final decidimos volver a casa, porque prefiero dormir en mi cama y con mi almohada.

Lo que espero que sea una betaespera tranquila no lo es, ese viernes, dos días después de la transfer me despierto a las 4 de la mañana con un dolor que me nace en el ovario derecho y me va por todo el costado hasta el riñón, Me tengo que levantar y bajar al sofá del salón, no puedo estar en la cama. Me pongo una bolsa de semillas de calor pero eso no remite. Marido se despierta y me pregunta que me pasa, pero ya parece que estoy mejor. Me da otro ataque a media mañana igual de doloroso pero ya tengo a mi padre y a mi tio en casa que los he invitado a comer. Cuando nos sentamos a la mesa parece que ha pasado y puedo comer algo caliente, pero vuelve a doler al poco y ya decidimos irnos a urgencias porque mucho mas no aguanto. Allí me hacen una eco, analítica y una beta. Me dice la ginecóloga que es un pongo pronto, pero no puedo evitar ilusionarme un poco cuando veo que pone
3.1 mis betas siempre han sido 0,0 como la cerveza, y aunque pienso que puede ser el ovitrelle me voy feliz.

Me llama mi médico y me dice que reposo el fin de semana por si acaso. Me aburro un montón, pero me entretengo con el twitter y la #infertilpandy. El lunes y el martes hago vida normal, necesito que me dé el aire. Lo malo que el martes al llegar a casa a las 5 o así empiezo a encontrarme mal, sueno un poco mal, pero se me escapa un pedito líquido y me tengo que cambiar de ropa, ahí me doy cuenta que eso va a ir a peor, Subo a casa a cambiarme y vomito, otra vez a cambiarme de ropa que lo he manchado todo. Y ya fue toda la tarde por arriba y por abajo, aunque solo bebiera un poco de aquarius para no deshidratarme. Al día siguiente, 12 de octubre, estoy hecha polvo, ya parece que retengo la comida y como un poco de arroz. Menos mal que cogí las vacaciones que quedaban para estar tranquila en casa porque vaya betaespera que llevo. También varios dias me han dolido los riñones, unos días mas otros días menos.

Y ya hoy es sábado, me voy a pasar el día a la concentración motera del club de marido a distraerme un rato y pensar que ya queda muy poquito para el miércoles, he conseguido tomarme la betaespera con mucha mas tranquilidad de lo que esperaba y solo me queda esperar unos días mas, parece que la cosa, de momento pinta bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario