jueves, 10 de marzo de 2016

Y fué que no... otra vez

Hace mucho tiempo que la muerte de los demás no me provoca lo mismo que hace unos años. Perdí a mi madre con 19 años, ella tenía 44 y mientras dormía sufrió un infarto. Se fue en silencio y nos dejó a mis hermanos, a mi padre y a mí sin saber que hacer.

La verdad es que si supe rápidamente que tenía que hacer, hacerme cargo de ellos, tomar las riendas de la familia y tirar hacia adelante sin apenas llorar, mis hermanos eran pequeños y mi padre estaba desolado, me tocó hacerme la fuerte, llorar a escondidas y poco. Me convertí en madre de un niño y un pre-adolescente, y en ese momento me dí cuenta de que las cosas nunca mas iban a dolerme igual, que todo lo que viniera después no sería comparable.

Así que cuando ayer fui a la Beta, os mentiría si dijera que algo de esperanza llevaba, pero también llevaba asumido que esa tampoco era la buena. Y así fue, 0,1 fue el resultado, aunque como siempre digo creo que sería más doloroso un bioquímico y perderlo al poco como le ha pasado a alguna compañera de la #infertilpandy.

Hoy pedí no ir a trabajar, teníamos la comida de despedida de mi jefe, y muchos compañeros saben parte de lo que estoy pasando y sabía que habría preguntas inevitables, así que llamé a mi otro jefe y le dije que me quedaría en casa. La verdad es que es una persona estupenda, me entendió y me dijo que me quedara en casa, que no había mucho que hacer y mas siendo la comida.

Hoy he salido con marido de paseo, he decidido no hacer un duelo de este nuevo negativo que no me va a llevar a nada, llorar y encerrarme en casa no nos hace bien a ninguno de los dos, las cosas ya no duelen igual, lo malo es que también cada vez parece que me ilusiono menos con los tratamientos. Me da una desgana increíble tener que volver a empezar con los pinchazos, las visitas a Málaga, las horas de coche.

Cuando empecé el tratamiento decidí con mis compañeros que no iba a salir de misión hasta que me quedara embarazada, que salía de la lista (si alguna no lo sabía aún, soy militar) pero después de este negativo me estoy planteando seriamente ir dos meses fuera, de mayo a julio, desconectar, de todo, no pensar que si estoy esos dos meses en casa podría estar en tratamiento y volver con las pilas cargadas y unos cuantos kilos menos, una cosa buena de salir de misión.

Mañana quiero plantearlo a mis compañeros, entrar en ese turno, a marido le parece perfecto, que así de aquí a mayo el médico puede incluso mandarme alguna nueva prueba y empezar de nuevo en agosto con todo listo y las pilas cargadas.

Así que puede ser que la próxima vez que os escriba lo haga desde África.

De todas formas la semana que viene, cuando la wuarry ya este aquí tengo que ir a Málaga a que el medico me vea y me diga, todo estará pendiente hasta entonces.

2 comentarios:

  1. Me alegro que te plantees otros objetivos y que te estés tomando un tiempo para ponerte a punto. Yo después de las estimulaciones también engordé muchos kilos, malditas hormonas. Lo que nos metemos en el cuerpo es tremendo. Pregúntale a tu médico si puedes tomar metformina, ayuda mucho a adelgazar y mejora la calidad ovocitaria si lo tomas por más de tres meses. Hace 10 meses que lo tomo. Y lo note.
    Eres una mujer muy muy fuerte, tanto por tu vida como por tu trabajo. Muchísimo ánimo compañera, fuerza.
    Mucha suerte en Malaga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, creo que un respiro nos vendrá bien a los dos y perder peso me vendrá muy bien de cara al próximo intento, le preguntaré al medico por eso que me comentas y a ver que me dice. Un beso enorme

      Eliminar